Diego Rivera: el hombre control(e)ador del universo

    Vamos a ver los secretos que esconde una de las obras clave del siglo XX y todo un emblema del muralismo mexicano y del arte latinoamericano

    El hombre controlador del universo

    Image

    La humanidad, a través de los ojos de un obrero rubio que maneja una gran máquina, mira hacia un futuro mejor con incertidumbre pero con esperanza.
     

    Domina la industria…

    Image

    … controla (hasta cierto punto) la naturaleza y la agricultura, con una serie de plantas que crecen a su merced debajo de la gran máquina…
    Image
    … y ha hecho tremendos progresos científicos.
     

    De ellos dan fe las dos enormes lentes que representan dos de estos avances: el telescopio y el microscopio, proyectando dos haces de luz elípticos con los astros del cosmos y las células y bacterias respectivamente.

    Image

    Estas lentes también sirven para subrayar la simetría vertical de la composición.
     

    Además, la luz que emana de ellas parece conferir alas al operario de la máquina, dándole la apariencia de una libélula y atrayendo la atención del espectador hacia el centro del mural.

    Image

    A la izquierda hay otros avances tecnológicos como una máquina de rayos X y, junto a ella, Darwin nos dedica un gesto de complicidad, convenientemente rodeado de animales, para simbolizar el impacto científico de la Teoría de la Evolución (y para criticar el darwinismo social).
     
    Image
    Pero la humanidad se encuentra en una encrucijada ideológica qué determinará la forma y la trayectoria que seguirá el progreso, representada por los 2 grandes sistemas sociales y económicos del siglo XX: el comunismo y el capitalismo, a la derecha e izquierda respectivamente.
     
    Image
    En el la parte superior del espacio dedicado a la sociedad capitalista vemos a unos soldados enfrentándose a las tempestades de acero de la I Guerra Mundial.
     

    Debajo queda patente la pronunciada desigualdad entre las mujeres de case alta que beben despreocupadamente…

    Image

    … y los obreros, que están siendo reprimidos por la policía neoyorkina durante una manifestación.
     

    Más abajo, una audiencia parece asistir con gran interés a los prodigios astronómicos que ofrece la lente del telescopio.

    Image

    Llama la atención la presencia de una gigantesca estatua de lo que parece ser una deidad greco-romana que ha sido cristianizada con un enorme rosario, simbolizando uno de los pilares ideológicos de la sociedad capitalista occidental.
     
    Image
    En un marcado contraste (una representación idealizada del comunismo soviético), en lugar de soldados, encontramos a obreros y soldados marchando pacíficamente en un desfile revolucionario. Y en lugar de mujeres bebiendo, vemos a Lenin rodeado por sus seguidores.
     
    Image
    No es la única figura histórica que figura en el mural: también se reconocen a primera vista a Trotsky (con una pancarta de la IV Internacional Socialista), Marx, Engels y a Bertram D. Wolfe, destacado líder comunista en EE. UU. y amigo de Diego Rivera.
     
    Image
    La estatua del lado socialista, de índole imperalista (fíjate en las fasces y esvástica que sostiene) ha sido decapitada y unos trabajadores usan la cabeza para contemplar sentados la revolución, en una clara metáfora de la destrucción del poder supremo por la revolución obrera.
     
    Image
    La historia de esta obra maestra se remonta a 1932, cuando la familia Rockefeller encargó al artista mexicano Diego Rivera un mural para el vestíbulo de edificio principal del Rockefeller Center en Nueva York.
     
    Image
    La familia Rockefeller aceptó la sugerencia del artista para el tema de la obra: la encrucijada ideológica de la humanidad entre los 2 sistemas socioeconómicos que marcaron el siglo XX, el comunismo y el capitalismo, bajo el título “Man at the crossroads”.
     
    Image
    Lo que ya no le gustó tanto a los Rockefellers fue la deliberada representación negativa del capitalismo (como una ideología belicista, representada por los soldados de la parte superior) y represiva (en la parte inferior, la policía reprime una manifestación obrera)…
     
    Image
    … ni tampoco la positiva visión del comunismo que mostraba la parte derecha del mural: con una manifestación pacífica que destila unidad y hermanamiento.
     

    Asimismo, en el lado comunista, la mujer tiene un papel activo y no se limita a beber y a jugar a las cartas.

    Image

    La paciencia de los Rockefellers se agotó cuando Rivera incluyó una imagen de Lenin en la obra.
     

    El artista había osado mostrar la primera revolución obrera triunfante en disputa con el capitalismo, en uno de los “templos” más icónicos de la sociedad burguesa estadounidense.

    Image

    Exigieron su eliminación, Rivera se negó y Nelson Rockefeller ordenó la destrucción del mural, que ya estaba casi terminado.
     
    Image
    Gracias a unas fotografías de la obra inacabada que tomó su asistente, Diego Rivera pintó una réplica, aunque a una escala mucho menor, en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, bajo un nuevo título: “Hombre controlador del universo”.
     

    Allí puede admirarse hoy día.

    Image

    Diego Rivera se vengó de aquella afrenta representando a John. D. Rockefeller Jr., patriarca de la familia y conocido abstemio, bebiendo y festejando frívolamente con un grupo de mujeres.
     

    Encima de sus cabezas está la bacteria de la sífilis. ¿Casualidad? Yo no lo creo.

    Image

    Tras la destrucción de la obra, los Rockefeller encargaron un nuevo mural al pintor catalán Josep María Sert, que representa el progreso americano mediante el trabajo físico e intelectual y que aún preside el vestíbulo del 30 Rockefeller Plaza.
     

    Image
    Image
    Image

    El mural no solo es una de las obras más conocidas de Diego Rivera, sino que nos presenta un arte político capaz de ser expresión de su tiempo y voz del futuro, pues predice los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría.
     
    Image

    Publicado originalmente en:

    ¿Te ha gustado?

    Si te suscribes al newsletter, te envío arte e historia directamente a tu correo electrónico sin hacer spam ni publicidad.

    ¿Ganas de más batallitas?

    Fritz Kahn y los orígenes de la divulgación científica

    Los gremios medievales en las vidrieras de Chartres

    El Google Maps del siglo XVI

    Un martirio para obtener el favor real

    Un viaje inesperado a Versalles

    Desde sus bóvedas, miles de ojos te contemplan

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario