El atlas anatómico maldito

    Posiblemente el atlas anatómico del Dr. Pernkopf sea el mejor y más detallado jamás creado, pero ya no se edita y los cirujanos que lo usan se enfrentan a un complicado dilema moral.

    👇 ¿Cómo es posible que una obra tan importante ya no se use?

    El atlas anatómico del Dr. Eduard Pernkopf, cuyo título original es “Topographische Anatomie des Menschen” (Anatomía topográfica del ser humano), es una de las obras sobre anatomía más importantes de todos los tiempos.

    Publicado en 4 volúmenes (entre 1937 y 1960), que a su vez están subdivididos en siete apartados, pudo editarse lujosamente gracias a los avances tecnológicos en materia reprográfica, que permitían la impresión a más de cuatro colores en la época.

    Contienen más de 800 acuarelas a todo color, elaboradas por un equipo de cuatro ilustradores: Erich Lepier, Ludwig Schrott, Karl Endtresser y Franz Batke.

    📷 El Dr. Pernkopf rodeado de sus ilustradores.

    Cada artista tenía su propio estilo, pero todos seguían las instrucciones de Pernkopf para que sus dibujos pareciesen disecciones reales.

    El uso del color fue clave entre las técnicas utilizadas por los artistas de Pernkopf para aumentar la claridad de sus ilustraciones.

    Se asignaban patrones de color artificiales a diversas estructuras del campo que servían para aumentar su impacto visual más allá de lo que podría verse en un cadáver real.

    Esta técnica mejoraba la comprensión del espectador de los puntos de referencia anatómicos clave en el campo de la disección.

    Además, el tratamiento especial del papel utilizado para la pintura en acuarela permitió a los artistas trabajar con mayor detalle de lo que era posible usando papel ordinario.

    Por estos motivos, actualmente las ilustraciones del atlas se siguen considerando auténticas obras de arte, tanto en materia pictórica, anatómica e infográfica.

    Toda una combinación de ciencia y arte.

    En definitiva, que el atlas reproduce el complejo e intrincado interior del cuerpo humano con una fidelidad y claridad que muchas obras posteriores, publicadas décadas más tarde, no han conseguido igualar, ni mucho menos superar.

    Por ejemplo, fíjate en cómo representa la platisma (cuello) el atlas de Perkopf (izquierda) y el de Becher (derecha), publicado después.

    No solo es mejor el nivel de detalle, sino que los colores ayudan a diferenciar sus elementos.

    Esta comparación entre el atlas de Netter (izquierda) y el de Pernkopf (derecha) muestra que el segundo es mucho más detallado.

    También que ofrece información visual mucho más elaborada en cuanto a la topografía de los nervios periféricos que cualquier otro atlas.

    Pero entonces, ¿cuál es el problema con el atlas del Dr. Pernkopf?

    Bueno, siempre hubo sospechas de que una obra concebida y parcialmente elaborada y publicada en la Alemania nazi pudiera haber usado medios ilícitos.

    Pero el pasado de la obra se pasó por alto durante décadas debido a su relevancia científica, por lo que se tradujo a varias lenguas y se editó en múltiples ediciones, usadas por estudiantes, médicos e investigadores de todo el mundo a partes iguales.

    Pero a finales de los años 80 empezó un debate científico-humanístico para evaluar en qué circunstancias se creó la obra y cuál debería ser su papel en la medicina moderna.

    De Pernkopf no se podía decir que hubiera sido un cirujano al que le tocó vivir en la década de 1930 y que tuviera que amoldarse a las circunstancias políticas.

    Era un nazi convencido que se afilió al NSDAP y a las SA en Austria en 1933, cuando estaban prohibidas en el país.

    En abril de 1938, un mes después de la anexión de Austria, fue nombrado rector de la Facultad de Medicina gracias a su afiliación política. Incluso iba a trabajar con el uniforme del partido.

    Aquí lo tenéis dando un discurso en la universidad.

    Hasta los ilustradores del atlas eran nacionalsocialistas convencidos.

    Llegaban a firmar las ilustraciones con esvásticas y runas de las SS (que se eliminaron convenientemente en las ediciones posteriores).

    Y eso no es todo: tras una investigación interna de la Universidad de Viena, se llegó a la conclusión de que entre 1938 y 1945 la Facultad de Medicina recibió al menos 1377 cadáveres de víctimas del nazismo para sus clases de anatomía.

    La sospecha de que algunas de las ilustraciones del atlas representaban restos de víctimas ejecutadas por el nazismo quedó así corroborada, dado que la mitad de las ilustraciones del atlas fueron creadas entre 1938 y 1945.

    En 1989, la editorial decidió dejar de publicar la obra por motivos éticos y hoy en día muchos médicos no lo conocen ni han entrado con contacto con sus ilustraciones, pues usan los atlas anatómicos de otros autores.

    No obstante, el Atlas de Pernkopf sigue siendo de gran valía para determinados procedimientos quirúrgicos muy específicos, como los relacionados con los nervios periféricos de los piernas y los brazos.

    Te pongo 2 ejemplos de operaciones que no podrían haberse llevado a cabo sin las detalladas ilustraciones del Atlas del Dr. Pernkopf.

    En 2017, una mujer acudió a un hospital de St. Louis con dolor insoportable por un pinzamiento del nervio safeno (en la pierna). Se había operado varias veces, en vano.

    El dolor era tal que contemplaba la amputación de la pierna para volver a tener una vida normal.

    La Dra. Susan E. Mackinnon consultó el Atlas de Pernkopf, que le había sido regalado durante sus años de formación y finalmente consiguió encontrar el punto exacto del pinzamiento, una ubicación muy profunda que estima en el vasto abductor.

    La operación se llevó a cabo con éxito y la paciente no solo conservó la pierna, sino que recuperó la calidad de vida que le estaba causando una gran depresión.

    Otro caso aún más relevante.

    Este es Dvir Musai. A los 13 años pisó una mina colocada por, vamos a llamarlos “activistas palestinos” para que los meapilas de turno no se ofendan.

    📷 Dan Balilty para The New York Times

    Tras varias décadas y decenas de operaciones para curar las lesiones que sufrió en la pierna, llegó un punto en el que el peso de una sábana sobre la pierna le causaba un dolor insoportable.

    En el hospital, lo derivaron al doctor (musulmán) el-Haj, que había hecho sus estudios en Estados Unidos. En el país compró los 4 volúmenes del Atlas de Pernkopf. que llevó a Israel cuando regresó para empezar su carrera profesional.

    📷 Dan Balilty

    El-Haj advirtió a Musai de que para operarle necesitaba usar el Atlas de Pernkopf y la historia del libro.

    Musai no puso ninguna objeción. 📷 Dan Balilty

    Guiado por el Atlas de Pernkopf, el Dr. el-Haj encontró la causa del dolor: un collar de metralla alrededor de un nervio periférico cerca de la rodilla.

    👇👇 El hilo sigue, dale a “Mostrar respuestas” para seguir leyendo

    La operación fue un éxito: alivió el dolor del paciente y le devolvió movilidad en la pierna.

    Parece uno de esos chistes malos de curas y rabinos en un bar:

    un musulmán operando a un judío con un manual de anatomía nazi.

    Pero lo cierto es que Musai no solo se recuperó y entabló amistad con el Dr. el-Haj: la operación le permitió hacer la paces con su pasado. Ha reconocido que desde la operación ha dejado de albergar odio a los árabes.

    “Veía en todos al terrorista que me hirió”.

    En ambos casos, no usar el atlas de Pernkopf implaría consultar otra fuente con descripciones anatómicas menos fieles o no llevar a cabo la operación.

    Las dos opciones son claramente perjudiciales para el paciente.

    Casos como estos han Desde hace 25 años existe un debate ético-científico sobre si debe seguir utilizándose el Atlas de Pernkopf y cómo.

    Sus detractores subrayan que nadie debe beneficiarse de la explotación de la vida humana, especialmente las víctimas del nacionalsocialismo.

    Si no, el uso de los productos científicos podría justificar las atrocidades que contribuyeron a su creación.

    Además, el atlas puede ser fácilmente sustituido por los modernos libros de texto de anatomía y, por tanto, debería ser retirado de las bibliotecas.

    Este punto de vista es fácil de entender, ya que las víctimas de los nazis, por supuesto, nunca consintieron el uso de sus cuerpos para tales actividades y, por lo tanto, se viola aún más su dignidad.

    Los defensores del atlas destacan que sus ilustraciones se utilizan para salvar vidas, subrayando el valor único de la obra y que algo bueno puede salir de lo malo si ese utiliza para formar a los médicos, que luego operan mejor.

    En un artículo de la BBC, el rabino y superviviente del Holocausto Joseph Polak, que además es profesor de derecho sanitario, afirma que no le cabe duda de que el atlas puede utilizarse si sirve para devolver la vida a alguien.

    Concluye que el libro de texto puede ser consultado cuando se trata de salvar vidas, a condición de que se dé a conocer la historia que hay detrás.

    Ahora es tu turno.

    ¿Qué opinas? ¿Debería usarse el atlas del Dr. Pernkopf en las operaciones que lo requieren?

    ¿O son conocimientos adquiridos de forma ilícita que no deberían usarse para no promover prácticas ilícitas?

    Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te ha… bueno espera. Igual te estás preguntando qué le pasó al Dr. Pernkopf después de la Segunda Guerra Mundial.

    Fue despedido de todos sus cargos en la Universidad de Viena en 1945 y pasó 3 años en un campo de prisioneros aliado, pero nunca fue acusado de ningún delito.

    Tras su liberación, la universidad le cedió 2 estancias para completar su atlas.

    Murió allí de un infarto en 1955 mientras trabajaba en el 4.º y último volumen, que fue publicado en 1960 por sus ilustradores.

    Si eres cirujano o te pica la curiosidad de las cosas nazis, una simple búsqueda en Google te permitirá acceder a archivos PDF de varios tomos, si bien en baja resolución.

    En Amazon/ebay, los tomos físicos se venden por miles de dólares.

    Y bueno, ahora sí: si te ha gustado el hilo y has aprendido algo nuevo, retuitea el primer tuit del hilo para darle más difusión. Y sígueme si quieres para más batallitas sobre los temas más diversos. Feliz día y…

    …también puedes echar un vistazo a los hilos que llevo publicados hasta el momento para ver si alguno te llama la atención.

    Bibliografía.

    https://medicusblog.at/eduard-pernkopf-ein-nazi-und-sein-atlas/
    http://elcaimansincopado.blogspot.com/2018/01/el-atlas-de-pernkopf-leccion-de.html
    https://www.nytimes.com/es/2020/05/15/espanol/mundo/libro-nazi-israel-medicina.html

    https://www.bbc.com/mundo/noticias-49410385

    Publicado originalmente en:

    ¿Te ha gustado?

    Si te suscribes al newsletter, te envío arte e historia directamente a tu correo electrónico sin hacer spam ni publicidad.

    ¿Ganas de más batallitas?

    Los indestructibles castillos de Hitler

    La botella de salsa de soja: un icono del siglo XX

    Una lección magistral de liderazgo medieval

    El suelo más bonito del mundo

    El Google Maps del siglo XVI

    Un viaje inesperado a Versalles

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario