¿Por qué los reyes dejaron de mandar tropas en batalla?

    Napoleón fue uno de los últimos monarcas en hacerlo, pero en el pasado reyes y emperadores dirigían personalmente sus ejércitos en combate.

    ¿Cómo es que arriesgaban el pellejo en asedios y batallas? ¿Y cuándo dejaron de hacerlo y por qué? 👇

    Image

    Durante la antigüedad y la Edad Media, reyes y emperadores debían ser buenos comandantes militares.
     

    Y no solo para lograr grandes victorias y ganarse el favor de súbditos y vasallos.

    César no fue ni emperador ni rey, aquí pretende representarse el ejemplo de una gran victoria que da prestigio a un gobernante.

    La cruda realidad es que su poder emanaba directamente de sus ejércitos y de su capacidad para dominarlos y dirigirlos en batalla cuando había que liquidar amenazas internas y externas.
     
    Image

    Confiar el mando de un gran ejército a un carismático y hábil general o (peor aún) pariente no era una buena idea, puesto que éste podía usar la lealtad de las tropas y el apoyo de la nobleza para destronar al monarca de turno y sustituirlo.
     
    Image

    En Roma, muchos emperadores fueron proclamados por sus tropas, al considerarlos líderes fuertes y competentes.
     

    Los ciudadanos de Roma sabían que un emperador respaldado por las legiones mantendría el estatus de Roma como potencia y la pondría a salvo de amenazas externas.

    Image


    La verdad es que la mayoría de los gobernantes de esta época se ponían en riesgo por necesidad, más que por heroísmo o sentido de estado.
     
    Image

    A ver, tampoco es que se metieran en la refriega de la batalla a repartir espadazos a diestro y siniestro, sino que más bien se situaban en lo alto de una colina rodeados de su guardia personal dando órdenes para desplegar y mover las tropas durante la batalla.
     
    Image

    Aún así, corrían el riesgo de ser heridos o capturados, o de sufrir muertes horribles en el caótico fragor de la batalla.
     

    💀 Como la del conde Simón de Montfort, al que un pedrusco enorme le espachurró la cabeza mientras asediaba Toulouse en 1218.

    Image

    💀 O la del monarca escocés Jaime II, que quedó reducido a astillas cuando uno de los cañones con los que asediaba una fortaleza hizo tururú a su lado.

    Image


    Leónidas I, Carlos el Temerario, Luis II de Hungría, Harald Hadrada o Ricardo III de Inglaterra son algunos ejemplos célebres de una larga lista de cientos de monarcas y nobles que se dejaron el pellejo en el campo de batalla.
     
    Image

    Este paradigma de los reyes-soldados empezó a cambiar en la Edad Moderna, especialmente tras la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), por varios motivos.
     

    El primero es el progresivo aumento de la escala y la complejidad de las operaciones militares.

    Image

    La pólvora no sólo hizo por la guerra lo que la imprenta hizo por la mente: puso fin a los días en que un rey comandaba un solo ejército en campaña, remplazando este paradigma por un estado mayor que coordinaba varios ejércitos y teatros de operaciones con mayor eficiencia.

    Image

    El segundo motivo es consecuencia del primero. Con el aumento de la complejidad en el arte de la guerra, surgieron los militares profesionales que dedicaban su vida a su estudio y que idealmente eran ascendidos por su competencia y no por la vagina de la que nacieron.
     
    Image

    Los reyes quedaron progresivamente relegados a meros acompañantes para animar a sus tropas.
     

    Por ejemplo, el último soberano británico en dirigir personalmente su ejército en combate fue Jorge II durante la Batalla de Dettingen, en 1743.

    Image

    El tercer motivo es un aumento en la estabilidad política con la aparición de mecanismos legales que garantizaban la sucesión dinástica y desincentivaban la toma del poder por la fuerza de las armas.
     
    Image

    Por ejemplo, a principios del siglo XIX, rey Jorge III del Reino Unido podía confiar un gran ejército al Duque de Wellington para enfrentarse a Napoleón sin temor a que tras su victoria se presentase con esas tropas a las puertas de Londres para deponerlo.
     
    Image

    En resumen, lo de dirigir tropas en combate se convirtió en un tinglado demasiado complejo e innecesario para monarcas que bastante tenían con manejar los asuntos políticos internos de sus naciones.
     
    Image

    La gran excepción fueron los monarcas que se convirtieron en jefes de estado tras (y a menudo por) ser comandantes militares de éxito, como Napoleón Bonaparte.
     
    Image

    Y es que Napoleón era, en este aspecto, una mezcla entre emperador romano y rey medieval: llegó al trono gracias a sus dotes militares (entre otros motivos) y fue emperador de los franceses mientras pudo mantener lejos de las fronteras de Francia a los ejércitos de sus enemigos.
     
    Image

    💀 El último monarca occidental caído en combate fue Carlos XII de Suecia.
     

    Recibió un disparo que le dejó tremendo agujero en la cabeza mientras dirigía el asedio de una fortaleza noruega en 1718.

    En este cuadro, sus soldados llevan sus restos de vuelta a Estocolmo.

    Image

    En los reinos de lo que un día se convirtió en España, los últimos monarcas caídos en combate fueron:
     

    💀 Bermundo II de León y Galicia, en la Batalla de Tamarón (1037)

    💀 Sancho V de Navarra en la Batalla de Alcoraz (1094)

    💀 Pedro II de Aragón en la Batalla de Muret (1213)

    Image


    Si te interesa este tema, te recomiendo el libro “Castilla en llamas” de @PiquerosV, una trepidante crónica sobre el conflicto que marcó al ascenso de Isabel la Católica al trono de Castilla en la época en que los soberanos aún dirigían sus ejércitos.

    (enlace de afiliado)


    Publicado originalmente en:

    ¿Te ha gustado?

    Si te suscribes al newsletter, te envío arte e historia directamente a tu correo electrónico sin hacer spam ni publicidad.

    ¿Ganas de más batallitas?

    Las muertes más absurdas de la Batalla de Verdún

    Las piedras del hambre

    La frontera interalemana

    El asesinato del primer obispo de Madrid

    Hitler y la pintura Biedermeier

    El artesonado nazarí de Berlín

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario