Un campanario extraordinario

    En un pilar de una catedral hay tallada una figura que, encorvada, parece sostener trabajosamente todo el peso de la bóveda.

    Pero no la esculpió un escultor medieval con sentido del humor: es un homenaje (moderno) al hombre que salvó el templo del derrumbe.

    Image

    Podría daros muchos motivos para demostraros que la Catedral de Estrasburgo es uno de los tesoros artísticos más importantes de Francia.

    Como la forma magistral en la que combina las influencias del gótico francés y el gótico alemán (además del románico)

    Image

    O el hecho de que tenemos muy bien documentados a sus maestros de obras, algo muy poco habitual.
     

    Erwin von Steinbach pasó el testigo en 1318 a su hijo, Johannes von Steinbach, que a su vez fue sucedido por su propio hijo, Johannes Gerlach von Steinbach en 1341…

    Image

    Pero a mí lo que más me impresiona es su enorme fachada de piedra caliza de los Vosgos.
     

    Y por varios motivos: por su magnífico rosetón o las delicadas tracerías que la decoran.

    No obstante, me gustaría que te fijaras en el campanario.

    Image

    Pero espera, ¿cómo es que el campanario está incrustado en la fachada y no en las torres como es habitual?
     

    Al fin y al cabo, las campanas se colocan en las torres por acústica, para que se oigan mejor y el sonido pueda salir por las aberturas que suelen tener a los 4 vientos…

    Image

    Ojo, en la torre de la Catedral de Estrasburgo hay campanas, pero las campanas gordas están en ese espacio central abovedado de la fachada, como puedes ver en la foto de la derecha.
     

    Pues esto es lo que sabemos 👇

    Image
    Image

    La fachada occidental fue la última parte de la catedral en construirse, como era habitual.
     

    Y se hizo bajo el mando de los von Steinbach (padre, hijo y nieto), que siguieron el modelo de fachada del gótico francés con 2 cuerpos (niveles) y 2 torres a cada lado.

    Image

    Este es el aspecto que probablemente tuvo a mediados del siglo XIV, cuando pasó a mejor vida el último de los von Steinbach: la fachada habría quedado lista para su finalización con sendas agujas de piedra en las torres.
    Image
    Pero en algún momento hubo un cambio de planes y se decidió que la fachada seguiría el modelo típico de los templos góticos alemanes (sobre todo en el sur) de una única torre central en la fachada.
     

    Lo ejemplos más famosos son las catedrales de Friburgo y Ulm.

    Image
    Image

    El objetivo final de este diseño de fachada monotorre influido por las características del gótico alemán vendría a ser algo así (en la imagen de la derecha). Image
    O a lo mejor este extraño campanario se añadió para crear una base más amplia y solida en la fachada sobre la que poder construir torres y agujas más altas.
     

    Pero bueno, el caso es que al final el modelo francés prevaleció, aunque solo se terminó una de las dos torres.

    Image

    Con 142 m, es la estructura medieval más alta que conservamos hoy y fue la más alta del mundo durante casi 250 años, entre 1625 y 1874, cuando se terminó la Iglesia de San Nicolás en Hamburgo.
     

    Por cierto, con una sola torre-fachada, siguiendo el estilo “alemán”.

    Image

    Quizá más que su altura o extraño campanario, lo más destacado sea que la enorme fachada de Estrasburgo no se soporte en cimientos masivos en todo su perímetro, sino en unos pilares que conforman un nártex abovedado (en amarillo en la imagen)
     

    Y esto traería problemas…

    Image
    Image
    Image

    Los constructores de la Catedral de Estrasburgo no lo sabían, pero al levantar esa monumental fachada y torre empezaron un proceso lento pero inexorable, cuyos primeros síntomas observó preocupado el arquitecto alemán Johann Knauth en 1903.
     
    Image
    El arquitecto jefe de la catedral detectó grietas en el 2.º pilar de la nave (en rojo) y, tras su estudio, concluyó que la fachada se estaba hundiendo y la torre se estaba inclinando, transmitiendo empujes a un pilar que no debería estar recibiendo esa carga (de ahí las grietas).
     
    Image
    Y además se estaba inclinando hacia la peor dirección posible: hacia el lugar desde la que se tomó esta foto.
     

    Es decir, era cuestión de tiempo que se viniera abajo destruyendo el resto de la catedral.

    Había que hacer algo.

    Image

    ¿Pero qué haces cuando una torre medieval de 7500 toneladas se te viene encima?
     

    Knauth pasó varios años estudiando las causas y concluyó que los cimientos del siglo XI no fueron diseñados para la enorme torre que se construyó en el siglo XV.

    Image

    Primero intentó aplicar varias medidas preventivas que no funcionaron, por lo que en 1915 decidió coger el toro por los cuernos y solucionar el problema, diseñando lo que se convirtió en todo un hito de la ingeniería aplicada a la conservación patrimonial.
     

    Image
    Image
    Image

    Primero colocó grandes cerchas de madera en los arcos de las naves para evitar cualquier desplazamiento de los sillares ante la locura que estaba a punto de ocurrir debajo de ellos.
     

    Image

    A continuación, encorsetó el gran pilar de la torre que estaba cediendo en un gigantesco cilindro de hormigón estabilizado por enormes gatos hidráulicos.

    Image
    Image
    Image

    Solo entonces los trabajadores pudieron empezar a retirar los cimientos medievales de piedra para sustituirlos por una sólida base de acero y cemento.
     

    Imagínate trabajar como estos hombres sabiendo que tienes 7500 toneladas sobre tu cabeza.

    Image
    Image
    Image

    El plan fue todo un éxito y la torre se quedó en su sitio tras la retirada de los grandes gatos hidráulicos y el encorsetado de hormigón, por lo que podemos admirar la enorme torre y el extraño campanario central que algunos consideran antiestético (compárese con las fachadas de Burgos y Notre-Dame).
    Image
    Image
    Igual te preguntas qué hacía un arquitecto alemán apuntalando uno de los tesoros arquitectónicos franceses.
     

    En 1871 Francia perdió una guerra y tuvo que ceder Alsacia, la región donde está Estrasburgo, a Alemania, como se lo recuerda este maestro a este grupo de escolares.

    Image

    Por eso, entre 1903 y 1918 fueron las autoridades alemanas las encargadas de lidiar con los problemas estructurales del edificio.

    En 1918, con la rendición de Alemania, Alsacia y Estrasburgo volvieron a formar parte de la República Francesa.

    Image

    El arquitecto jefe y salvador de la catedral, Johann Knauth tuvo que elegir entre renunciar a la nacionalidad alemana y conservar su puesto o abandonar la ciudad.
     

    Se negó a cambiar de nacionalidad “como quien se cambia de camisa” y fue despedido.

    Image

    Los trabajos de consolidación continuaron hasta 1926 y, tras la muerte de Knauth en 1924, se añadió al pilar donde detectó las primeras grietas la figura que parece sostenerlo como homenaje a su salvador.
     
    Image
    Esta figura vino a unirse a otras que hay repartidas por la catedral y rinden tributo a personajes destacados de su historia.
     

    Como esta, dedicada al arquitecto Gustave Klotz que trabajó en el templo más de 50 años entre 1837 y 1888 (y tuvo que renunciar a la nacionalidad francesa y adoptar la alemana para continuar trabajando en el templo en 1871).

    Image

    O este simpático perrete, que llora la muerte de su amo, el destacado predicador Johann Geiler von Kaysersberg, en la escalinata del púlpito construido especialmente para él (para el predicador, no para el perro).
    Image
    Image
     

    Publicado originalmente en:

    ¿Te ha gustado?

    Tengo un newsletter y, si me das tu correo, te envío cada semana una obra maestra que nunca habías visto sin spam ni publicidad.


    O sígueme en redes:

    ¿Ganas de más batallitas?

    El sueño eterno en piedra del doncel

    Un diseño que cambió la música clásica para siempre

    Un buzo para salvar una catedral

    Los edificios más altos de la historia

    El suelo más bonito del mundo

    La aguja de Salisbury

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario