Desde sus bóvedas, miles de ojos te contemplan

    En España hay una catedral que alberga una estancia extraordinaria. Quizá sea el lugar donde vas a sentirte más observado en todo el mundo, pues más de 3000 pares de ojos se clavan en el visitante nada más entrar.

    Acompáñame a ver la Sacristía de las Cabezas 👇

    En la sacristía de cualquier iglesia o catedral se atesoran los ornamentos litúrgicos, objetos de orfebrería y, en el pasado, todo tipo de reliquias que, hasta el siglo XVI, generaban suntuosos ingresos a la Iglesia.

    Por lo tanto, este tipo de estancias solían contar con una decoración especial, incluso en el contexto de templos con una ornamentación más que suntuosa.

    Pero la que nos ocupa es un caso excepcional.

    Diseñada por Alonso de Covarrubias hacia 1532, no tiene rival en ninguna sacristía de España y, si me apuráis, del mundo.

    Su interior se divide en cuatro tramos, de planta rectangular. Su bóveda es encañonada.

    Y es precisamente en estas 4 bóvedas de cañón (y en las paredes que las sostienen) donde encontramos un conjunto iconográfico y ornamental único en España y el mundo.

    A grandes rasgos se trata de un grandioso artesonado de piedra formado por casetones circulares, unidos por cruceros y adornados con cabezas que se alternan con florones.

    Dentro los casetones, el visitante puede contemplar (y ser contemplado) por un total de 304 cabezas, todas diferentes.

    Pero hay más: en los intervalos entre los casetones, figuran 4 cabecitas infantiles, que eleva el cómputo total a la increíble cifra de 2304 cabezas.

    Sumadas a las de los florones, contamos un total de 2608 cabezas, solo en la bóveda.

    Si añadimos las que adornan el friso, los capiteles y los arcos de la cajonería, la suma final asciende a más de 3200 cabezas.

    Por ejemplo, abre la imagen y pellizca la pantalla de tu teléfono para hacer zoom.

    ¿Cuántas cabezas eres capaz de encontrar en esta pared?

    Pero lo que esta sacristía supone para la historia del arte va mucho más allá de sus equilibradas proporciones arquitectónicas y la mera presencia de piedra delicadamente tallada.

    Había algo que estaba cambiando en la mentalidad de la época.

    Los rasgos de estas 304 cabezas, lejos de responder a una repetición mecánica de unos bloques tallados en serie, poseen gran expresividad, energía, individualidad y carácter.

    El observador se ve abrumado al contemplar semejante aluvión de gestos, actitudes, de penas y alegrías combinadas, de miserias y dignidades confundidas, llegando a generar una tormenta anímica de difícil digestión estética.

    Con este derroche de creatividad expresiva, el plateresco del primer Renacimiento en España se desliga del hieratismo de la escultura gótica por la puerta grande y nos adelanta ya en la década de 1550 lo que estaba por venir con Manierismo y, sobre todo, el Barroco.

    Pero esto no es todo. Entre las 304 cabezas grandes de la bóveda se encuentran los “sospechosos habituales” de la iconografía religiosa tradicional.

    Como figuras bíblicas (sibilas, profetas)

    O la jerarquía eclesiástica.

    O personajes históricos, como el Papa Clemente VII, el Emperador Carlos V, la emperatriz y Felipe, el príncipe heredero.

    Pero lo extraordinario es que también están representados los artesanos y canteros de la catedral, los mendigos de la plaza, los rufianes de las serranías, los moriscos de la Alpujarra, esclavos, galeotes, soldados, los viejos al sol…

    Hay hasta cabezas dedicadas a los archienemigos del Imperio de Carlos V a mediados del siglo XVI: los turcos.

    La escala social está representada en su totalidad.

    Y lo está en una bóveda, un espacio tradicionalmente reservado a representaciones celestiales y de la gloria de Dios en los templos católicos.

    Quizá la intención original de los canónigos que encargaron su construcción y la de los artesanos que la labraron fuera representar la comunión del pueblo de Dios en el Día del Juicio Final.

    Pero ojo, salvo las cabezas de personajes bíblicos, ninguna lleva nombre identificativo, por lo que en esencia todos son iguales: “rostros anónimos” , que en definitiva podrían dar lugar a una identificación conjunta con la “humanidad”.

    O a lo mejor en uno de los espacios más sublimes del Renacimiento español queden plasmados algunos de sus valores, como la cosmovisión más antropocéntrica de la época, que aún seguía fuertemente vinculada a la religión.

    Seguramente muchas de estas caras tan llenas de expresión, de carácter y de novedad de esta audaz representación escultórica serán retratos de los mismos entalladores, sus familiares y conocidos.

    Hoy, tenemos que contentarnos con admirar su variedad, expresión artística y significado sin poder apreciar el interés histórico de esta bóveda que sería en su tiempo una galería de personajes contemporáneos, ligados al mundo de la artesanía, el arte y el comercio de la ciudad.

    Y más teniendo en cuenta que el lento y despiadado llorar de los siglos sobre la piedra nos ha arrebatado algunas de estas cabezas tan delicadamente talladas por los buriles de los artesanos.

    Ah, sí. Olvidé decirte dónde está esta maravilla. Muchos ya lo habréis adivinado, pero sobre todo para la gente que me lee desde ultramar, la Sacristía del Espíritu Santo o “de las cabezas”, está en La Catedral de Sigüenza (Guadalajara), a una hora de Madrid.

    En ella encontrarás muchos otros tesoros histórico-artísticos que completan la visita.

    Por cierto, si estás disfrutando este hilo, a lo mejor también te gustará el que publicó @DanGamboaB hace unos meses sobre otra sacristía española:

    ¿Te ha gustado este hilo?

    En ese caso, a lo mejor quieres leer otro de mis hilos sobre arte, arquitectura, diseño, historia, música… O suscribirte a mi newsletter para enterarte de la publicación de nuevo contenido.

    https://batallitas.es/hilos-de-twitter/

    Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado y has aprendido algo nuevo, retuitea el primer tuit del hilo para darle más difusión. Y sígueme si quieres para más batallitas sobre los temas más diversos.

    Créditos fotográficos

    Vídeo inicial de Javier Lagar ( https://www.youtube.com/watch?v=4I-tKk7zeIQ ) y Otebasi: ( https://www.youtube.com/watch?v=YTtkJmVwTr0&t=167s )

    Vídeo del detalle de las cabezas de Jaumedelleida ( https://www.youtube.com/watch?v=_rWR3ovsSVs )

    La mayoría de las imágenes proceden de la página web de Antonio Herrera Casado: https://www.herreracasado.com/2012/10/19/covarrubias/
    También de https://espanafascinante.com/arte/sacristia-cabezas-renacimiento-espanol-siguenza/

    Páginas web

    http://www.herreracasado.com/1973/12/29/siguenza-la-sacristia-de-las-cabezas-ii/
    https://catedralsiguenza.es/
    https://ventanasalpensamiento.blogspot.com/2014/01/catedral-de-siguenza-sacristia-mayor-o.html

    Bibliografía

    Manuel Pérez Villamil. La Catedral de Sigüenza, 1899, pp. 130-133.

    Te lo puedes descargar gratis aquí:

    https://catedralsiguenza.es/wp-content/uploads/LA%20CATEDRAL%20DE%20SIG%C3%9CENZA.pdf

    Publicado originalmente en Twitter:

    ¿Te ha gustado?

    Si te suscribes al newsletter, te envío arte e historia directamente a tu correo electrónico sin hacer spam ni publicidad.

    ¿Ganas de más batallitas?

    Un buzo para salvar una catedral

    El Google Maps del siglo XVI

    Diego Rivera: el hombre control(e)ador del universo

    La aguja de Salisbury

    El atlas anatómico maldito

    La insólita catedral que pegó un estirón

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario