La biblioteca del futuro

    En Noruega crece un bosque con 1000 abetos que se convertirán en las páginas de la colección de libros más secreta y exclusiva del mundo: una que es de acceso público y gratuito pero que ninguno de nosotros podrá leer.

    Hoy, en el Día del Libro: la Biblioteca del Futuro 👇

    Copyright Katie Peterson

    Cada año desde 2014, una biblioteca encarga a un escritor de renombre un libro que el público no podrá leer.
     

    Y no por falta de calidad o por barreras idiomáticas: lo cierto es que sus lectores potenciales aún no han nacido o todavía no saben leer.

    Image

    El manuscrito puede ser de cualquier extensión o género literario, pero debe ser inédito y su autor solo puede revelar el título.
     

    Una vez completado, el escritor/a acude personalmente a la biblioteca Deichman Bjorvika de Oslo.

    Image

    Allí, en el último piso, accede a la Sala del Silencio, que acoge la Biblioteca del Futuro, y deposita su obra en un cajón de vidrio que queda sellado a continuación.
     

    Cada año desde 2014 se suma un nuevo cajón y la colección estará completa en 2114 con el ejemplar n.º 100.

    Copyright Katie Peterson

    El plan es que entonces los libros se editen, cuando la mayoría de sus autores (y casi todos nosotros) hayamos muerto.
     

    ¿Pero qué sentido tiene escribir y custodiar celosamente una colección de 100 manuscritos que nadie podrá leer hasta el año 2114?

    Image

    Bueno, pues la Biblioteca del Futuro es un proyecto que pretende concienciarnos sobre el papel del ser humano en el tiempo, en la naturaleza y su deber para con la posteridad.

     

    Copyright Katie Peterson
    Copyright Katie Peterson
    Copyright Katie Peterson
    Copyright Katie Peterson

    El espacio que la acoge, la Sala del Silencio, es una estancia de 18 metros cuadrados conformada por 100 capas de madera unas encima de otros (uno por autor y obra), cuya planta recuerda a los anillos que nos permiten conocer la edad de los árboles.
     
    Copyright Katie Peterson
     
    Y, en cada uno de los anillos de madera, va incrustado el cajón de vidrio sellado donde se custodia cada obra hasta su apertura en 2114.
     

    El cristal de estos cajones también deja pasar la luz para iluminar el estrecho pasadizo de madera, como hace el conocimiento con las mentes.

    Copyright Al-Jazeera

    Las 40 000 piezas de madera necesarias para los 100 anillos proceden de 1000 abetos de un bosque en Nordmarka, a las afueras de Oslo.
     

    Para sustituirlos, se han plantado otros 1000 abetos.

    Copyright The Future Library

    Ahora apenas superan el metro de altura, pero en 2114, tendrán unos 30 metros.
     

    Con sus troncos se fabricará el papel necesario para editar las 100 obras custodiadas en esta particular biblioteca después de 100 años.

    Image

    La idea es que, tal y como los árboles de ayer nos permiten transmitir el conocimiento, los árboles del presente se convertirán en la literatura del futuro.
     

    Como el conocimiento que los maestros siembran en nuestras mentes para convertir a sus alumnos en los bosques del mañana.

    Image

    Más allá de todo este intrincado simbolismo, este proyecto de la artista escocesa Katie Peterson y los arquitectos noruegos Atelier Osla y Lund Hagen busca fomentar la confianza entre generaciones y expandir la perspectiva que tenemos del tiempo.
     
    Copyright Katie Peterson
     
    En particular pretender recuperar la perspectiva intergeneracional frente al cortoplacismo que impera en la sociedad actual, una idea resumida por el concepto de pensamiento catedral, acuñado por el filósofo australiano Roman Krznaric.
     
    Image
    Y es que, al empezar a construir una catedral, sus constructores medievales sabían que no la verían terminada y confiaban en que generaciones futuras apreciasen su legado (su esfuerzo y visión) para tomar el testigo y continuar construyendo el templo hasta su finalización.
     
    Image
    Estos libros que solo podrán leer nuestros nietos son un ejemplo extremo de una transmisión intergeneracional basada en el respeto y la confianza, pero la pequeña casita de madera que los alberga en una biblioteca pública noruega nos recuerda que…
     
    Copyright The Future Library
    … como decía Máximo Décimo Meridio, lo que hacemos en la vida (los libros que escribimos, los edificios que construimos o las tecnologías que desarrollamos) tiene su eco en la eternidad, pero solo si las generaciones futuras se molestan en apreciarlo y conservarlo.
     
    Curiosamente, al igual que la Biblioteca del Futuro y su Sala del Silencio, Noruega también acoge otro de los grandes templos del pensamiento catedral, la Bóveda Global de Semillas de Svalbard,
    Y si en el Día del Libro quieres darte un capricho, puedes comprar el libro de @elbarroquista Otra historia de la arquitectura, en la que podrás descubrir por qué tu casa es mejor que el Palacio de Versalles.

    ➡️➡️ amzn.to/4dcP2Rt⬅️⬅️(enlace de afiliado)

    Image

    Publicado originalmente en:

    ¿Te ha gustado?

    Si te suscribes al newsletter, te envío arte e historia directamente a tu correo electrónico sin hacer spam ni publicidad.

    ¿Ganas de más batallitas?

    El Google Maps del siglo XVI

    Fritz Kahn y los orígenes de la divulgación científica

    La botella de salsa de soja: un icono del siglo XX

    Los edificios más altos de la historia

    El suelo más bonito del mundo

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario