La insólita catedral que pegó un estirón

    Echa un vistazo a esta foto. ¿Ves algo raro? ¿No? Mira otra vez.

    ¿Nada? Fíjate en la ventana tapiada que hay bajo el rosetón. Es la cicatriz que marca la altura original que tenía el edificio.

    La insólita catedral que pegó un estirón 👇👇

    A menudo, las catedrales que vemos hoy no son ni por asomo las que sus maestros de obras proyectaron. Ni las que terminaron construyéndose tras siglos de obras y modificaciones.

    En el siglo XIX se hicieron muchas intervenciones para dejar los templos “como deberían haber sido” (como al arquitecto de turno le gustaría que fueran). Que se lo digan si no a los barceloneses.

    📷 Catedral de Barcelona en el siglo XIX/hoy en día

    O a los conquenses

    📷 Catedral de Cuenca en el siglo XIX/hoy en día

    O, sin ir más lejos, a los madrileños.

    La catedral neogótica que pides en @AliExpressES /la que te llega

    La Catedral de Sigüenza es un caso muy especial. El arquitecto victoriano G. E. Street afirmaba que sus artífices parecían haber trabajado para la eternidad, debido a su extraordinaria solidez (en su opinión excesiva).

    No es de extrañar, considerando la imagen que esta recia mole nos ofrece hoy en día. Pero la catedral que Street contempló hace más de 100 años no es la misma que hubo en la ciudad en la Edad Media.

    Su construcción empezó poco después de la conquista cristina a de la ciudad en 1123 y debió de concluirse en algún momento de siglo XIII. El resultado fue un templo íntegramente románico, oscuro y con bóvedas de cañón a poca altura.

    ¿Pero entonces cómo acabó una catedral gótica encima de una románica? En el siglo XIV, la catedral se vino abajo. No sabemos cuándo exactamente ni por qué. Se ha propuesto que la nave central era demasiado ancha para una bóveda de cañón convencional.

    En esta tesitura, las diócesis con amplios recursos económicos solían derribar todo el templo y construir uno nuevo en el mismo lugar conforme a la moda arquitectónica del momento.

    Lo normal era ir derribando la catedral antigua conforme se iba construyendo la nueva para evitar interrupciones en el culto. En Plasencia (izquierda) o Beauvais (derecha) se quedaron a medias y el edificio antiguo se levanta junto al antiguo en llamativo contraste.

    En Salamanca, por ejemplo, se quedó pequeña la catedral románica, así que construyeron una nueva al lado sin derribar la antigua. En la actualidad conforman uno de los conjuntos monumentales más singulares de España.

    Pero el derrumbe de la catedral de Sigüenza sucedió en un momento de gran necesidad económica en la diócesis, algo que atestigua la crisis generalizada que había en Europa y en Castilla en el siglo XIV, debido a la Pequeña Edad de Hielo, la Peste Negra o las guerras civiles.

    Así, la catedral permaneció en ruinas durante décadas, hasta que en el siglo XV este obispado se convirtió en una plaza estratégica de la jerarquía católica. Sigüenza era un trampolín para pasar a ocupar la archidiócesis de Toledo, la más importante de la Península Ibérica.

    De los 10 prelados que pasaron por Sigüenza en el siglo XV, cinco fueron cardenales. Y así, los obispos de Sigüenza fueron personas cada vez más importantes, ricas e influyentes, que no podían permitir que la iglesia principal de su diócesis fuera un montón de ruinas.

    La situación económica del cabildo distaba de ser buena, así que la opción de derribar lo que quedaba del templo para levantar uno nuevo de nueva traza no era una opción. La solución fue ingeniosa y audaz.

    Aprovechar la sólida fábrica románica para levantar una obra gótica sobre ella, ahorrando tiempo y dinero, y solucionando los problemas de la catedral desde que fue completada: la gran anchura de la bóveda en la nave central y la oscuridad por las pequeñas ventanas románicas.

    Y así se aumentó la altura de la nave central con un galería de ventanas y se añadieron rosetones en el transepto y la nave central.

    📷 La expansión es lo que queda por encima de la línea roja.

    Añadir peso y altura sobre unos cimientos, muros y pilares que no habían sido concebidos para ello fue una decisión arriesgada, aunque fuesen tan recios como los de la Catedral de Sigüenza.

    Pero lo cierto es que fue un éxito. El peso añadido por la extensión vertical de los muros quedó compensado por las bóvedas góticas, más ligeras que las de cañón.

    Desde fuera, el trabajo de integración es excelente y, con el paso del tiempo, no se aprecia una gran diferencia, pero en el interior hay cicatrices en la piedra que nos indican cómo era la catedral original.

    En la imagen que abre este hilo, además de la ventana tapiada, se aprecia perfectamente hasta dónde llegaba la bóveda anterior por la diferencia en la mampostería (indicada por las flechas rojas).

    En el otro brazo del crucero sucede lo mismo. Aquí la “costura” es más llamativa por el color mucho más claro de la piedra original del edificio románico.

    En los muros del altar mayor también pueden apreciarse las ventanas románicas tapiadas que daban luz al ábside de la catedral románica primitiva. Casi no se aprecia, pero las flechas rojas indican el perfil.

    Así fue como la Catedral de Sigüenza, un templo románico, pegó un “estirón gótico” en el siglo XV. En estas maquetas del museo diocesano se aprecia bien cómo habría sido el antes y el después.

    Las reformas no terminaron aquí: en el siglo XVI se reformaron las bóvedas del altar mayor y se añadió la que quizá sea la girola más oscura de España demoliendo los ábsides románicos laterales.

    📷 Antes/depués

    Pero los cambios no terminaron aquí. Durante la Guerra Civil, la catedral quedó en ruinas y durante su reconstrucción se añadieron 2 elementos nuevos: una linterna para el crucero y un nuevo remate para la Torre del Gallo.

    Si te interesa lo que sucedió en Sigüenza durante la Guerra Civil y el estado en que quedó la catedral tras el asedio que padeció, puedes echarle un vistazo a este artículo:

    https://ferna.eu/2020/05/la-catedral-de-sigueenza-el-malogrado-alcazar-del-bando-republicano-1936/?lang=es

    Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado y has aprendido algo nuevo, retuitea el primer tuit del hilo para darle más difusión. Y sígueme si quieres para más batallitas sobre los temas más diversos. Feliz día y…

    …también puedes echar un vistazo a los hilos que llevo publicados hasta el momento para ver si alguno te llama la atención.

    Este tuit es de relleno porque, ¿a quién no le van a gustar unos diagramas arquitectónicos sobre la Catedral de Sigüenza?

    En el próximo hilo iremos a una de las islas más singulares del mundo.

    Bibliografía

    https://catedralsiguenza.es/

    Pérez-Villamil, Manuel (1899). La Catedral de Sigüenza. Tipografía Herres. Descárgalo aquí:

    Nota: este hilo ha sido exclusivamente diseñado para obligar a @itineratur a ir Sigüenza. Si después de esto sigue sin ir, yo ya no sé qué más hacer.


    Publicado originalmente en:

    ¿Te ha gustado?

    Si te suscribes al newsletter, te envío arte e historia directamente a tu correo electrónico sin hacer spam ni publicidad.

    ¿Ganas de más batallitas?

    La aguja de Salisbury

    Las torres del silencio

    Los indestructibles castillos de Hitler

    Desde sus bóvedas, miles de ojos te contemplan

    El suelo más bonito del mundo

    Una bóveda flotante

    Batallita anterior
    Batallita siguiente

    Deja un comentario